Una de cada cuatro mujeres experimenta la pérdida involuntaria de orina a nivel mundial; sin embargo, la incontinencia no tiene por qué afectar tu calidad de vida. Hay alternativas que te ayudan a disfrutar de todas tus actividades.

Sólo necesitas seguir algunos hábitos de higiene, que reducen la sensación de inseguridad que se genera por la pérdida de orina en los momentos “menos esperados”.

   
1. Limpia tu zona íntima

Utiliza una toalla o un trapo húmedo para limpiar toda tu zona, deja que tu piel se ventile para reducir los malos olores, recomiendan los especialistas de Mayo Clinic.

2. Utiliza un jabón adecuado

Evita que tu piel se reseque y se desarrollen infecciones tanto en la vejiga como en tu área íntima. El jabón no debe contener perfume y lo ideal es que sea 100% hipoalergénico.

3. Aplica una crema humectante

La pérdida involuntaria de orina causa irritación en la piel; puedes reducirla al utilizar una crema, pomada o manteca de cacao de manera frecuente.

4. Protección adecuada

Elige productos diseñados para la incontinencia urinaria, como los de Tena. Al usarlos mejoras tu calidad de vida; te brindan protección y seguridad al absorber la humedad y combatir el mal olor de manera efectiva y discreta.

Al comprar un producto para la incontinencia debes tomar en cuenta tus necesidades, es decir, la cantidad de orina y la frecuencia con que se registra.

5. Cambia constantemente tu protección

Este hábito te dará comodidad y seguridad la mayor parte de tu día, así que no te esperes a sentirte húmeda o incómoda.

Existe el mito de que al reducir la ingesta de líquidos evitas la fuga de orina; sin embargo, cuando te mantienes bien hidratada reduces el mal olor y las pérdidas involuntarias, porque tu vejiga está libre de infecciones. Vivir con incontinencia no tiene por qué afectar tu bienestar.

Fuente: salud180.com

Haga clic para buscar un especialista