Antes de optar por una cirugía para la incontinencia urinaria:

1

Obtén un diagnóstico preciso. Los diferentes tipos de incontinencia necesitan diversos abordajes quirúrgicos. El médico puede derivarte a un especialista en incontinencia, un urólogo o un uroginecólogo para hacer un análisis de diagnóstico más a fondo.

2

Piensa en tus planes de tener hijos. Es probable que el médico te recomiende esperar para someterte a la cirugía hasta después de la maternidad. La presión del embarazo y del parto sobre la vejiga, la uretra y los tejidos de sostén puede anular los beneficios de la reparación quirúrgica.

3

Entiende que la cirugía está diseñada para corregir solo el problema que debe tratar. La cirugía no cura todas las incontinencias urinarias. Por ejemplo, si tienes incontinencia urinaria mixta (una combinación de incontinencia de esfuerzo y vejiga hiperactiva), es probable que la cirugía mejore la incontinencia de esfuerzo, pero no la vejiga hiperactiva. Todavía podrías necesitar medicación y fisioterapia después de operarte para tratar la vejiga hiperactiva.

Fuente: mayoclinic.org

Haga clic para buscar un especialista