En las revisiones periódicas el médico realiza una serie de pruebas diagnósticas para determinar si un paciente padece Hiperplasia Benigna de Próstata. Algunas de estas pruebas de diagnóstico son además válidas para detectar el cáncer de próstata, como es el caso del tacto rectal.

A continuación explicaremos algunas pruebas diagnósticas para la Hiperplasia Benigna de Próstata.

Tacto Rectal

Quizá es la prueba más conocida para detectar posibles anomalías en la próstata. Se trata de una prueba indolora, dura tan solo unos segundos y es una de las pruebas más útiles para el diagnóstico precoz de los problemas de próstata. Gracias a esta prueba se pueden detectar:

  • Hiperplasia benigna de próstata. En el caso de que existan síntomas como dificultad para orinar, micción intermitente e incluso retenciones agudas de orina, el médico realizará la prueba para palpar la próstata. En el caso de que sea Hiperplasia Benigna de Próstata, el médico palpará una próstata elástica en lugar de blanda, que es lo habitual.
  • Cáncer de próstata. No suele presentar síntomas y no se relaciona normalmente con la Hiperplasia Benigna de Próstata. Durante el tacto rectal, el médico palpa una próstata que presenta nódulos rígidos, lo cual es síntoma de cáncer. Es por ello que el tacto rectal es pieza clave en el diagnóstico de cáncer de próstata precoz y todos los hombres de más de 50 años deben someterse a esta prueba anualmente para prevenirlo. No hay dato analítico que sustituya esta técnica diagnóstica para el cáncer de próstata, ni siquiera el PSA.
  • Prostatitis. A pesar de ser poco frecuente, la próstata puede infectarse a causa de una infección de orina. El tacto rectal provocaría dolor en la próstata, lo cual facilitaría el diagnóstico.

Cuestionario IPSS (Cuestionario internacional de síntomas de próstata)

Este cuestionario permite al médico definir de una forma rápida y sencilla en qué punto se encuentra la Hiperplasia Benigna de Próstata. A través de unas preguntas que el paciente debe contestar con total sinceridad, el doctor determinará si es necesario realizar algún tratamiento específico.

Análisis de sangre (Determinar el PSA)

El PSA es un antígeno específico de la próstata, el cual se eleva moderadamente cuando existe Hiperplasia Benigna de Próstata. El médico tendrá en cuenta la concentración de PSA en sangre al mismo tiempo que tendrá en cuenta el tamaño de la glándula prostática.

Ecografía prostática

Esta prueba diagnóstica permite al médico determinar las medidas exactas de la próstata. Para realizar la prueba, es necesario que la vejiga esté llena para que la imagen de la próstata sea totalmente nítida. Su realización puede ser mediante la colocación del aparato sobre el abdomen o por otro lado introduciéndolo por el recto, lo que permite un estudio muy cercano a la próstata. Esta exploración no supone molestias ni dolor.

 

Fuente: operarme.es