Una vez que usted sepa cómo es el movimiento, haga los ejercicios de Kegel 3 veces por día:

  • Cerciórese de que la vejiga esté vacía, luego siéntese o acuéstese.
  • Apriete los músculos del piso pélvico. Manténgalos apretados y cuente hasta 8.
  • Relaje los músculos y cuente hasta 10.
  • Repita 10 veces, 3 veces al día (mañana, tarde y noche).

Respire profundamente y relaje el cuerpo cuando esté haciendo estos ejercicios. Verifique que no esté apretando el estómago, los muslos, los glúteos ni los músculos del pecho.

Después de 4 a 6 semanas, debe sentirse mejor y tener menos síntomas. Siga realizando los ejercicios, pero no aumente la cantidad que haga. El exceso puede llevar a distenderse al orinar o defecar.

Algunas notas de precaución:

  • Una vez que usted aprenda cómo hacerlos, no practique los ejercicios de Kegel en el momento en que esté orinando más de dos veces al mes. Hacerlo mientras orina puede debilitar los músculos del piso pélvico con el tiempo o causar daño a la vejiga y los riñones.
  • En las mujeres, hacer los ejercicios de Kegel incorrectamente o con demasiada fuerza puede llevar a que los músculos vaginales se tensionen demasiado. Esto puede causar dolor durante las relaciones sexuales.
  • La incontinencia retornará si usted deja de hacer estos ejercicios. Una vez que usted empiece a realizarlos, posiblemente necesite hacerlos por el resto de su vida.
  • Pueden pasar varios meses para que su incontinencia disminuya una vez que usted empiece a hacer estos ejercicios.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor de atención médica si no está seguro de estar haciendo los ejercicios de Kegel de la manera correcta. Su proveedor puede verificar si usted los está haciendo correctamente. Usted puede ser referido a un fisioterapeuta especialista en ejercicios para el piso pélvico.

Fuente: medlineplus.gov

Haga clic para buscar un especialista