Tu médico o enfermero te preguntarán por los síntomas y tu historial médico, por ejemplo:

  • La frecuencia de evacuación de la vejiga
  • Cuándo y cómo tienes pérdidas de orina
  • Cuánta orina pierdes
  • Cuándo comenzaron los síntomas
  • Qué medicamentos tomas
  • Si has estado embarazada y cómo fue el trabajo de parto y el parto

Tu médico o enfermero te harán un examen físico para buscar signos de problemas de salud que puedan provocar incontinencia.

Tu médico o enfermero también pueden hacerte otros exámenes, como:

  • Prueba de orina. Hacerte orinar en un frasco y enviar tu muestra de orina para hacer un análisis de laboratorio. En el laboratorio analizarán tu orina en busca de infecciones u otras causas de incontinencia.
  • Ultrasonido. Tu médico utilizará un transductor sobre tu abdomen para tomar imágenes de los riñones, la vejiga y la uretra. Tu médico buscará algo inusual que pueda ser la causa de la incontinencia urinaria.
  • Prueba urinaria de esfuerzo. Durante esta prueba, toserás o pujarás como si estuvieras en el parto, mientras tu médico busca si hay pérdida de orina.
  • Citoscopía. Tu médico inserta un pequeño tubo con una pequeña cámara en tu uretra y en la vejiga en busca de tejido dañado. Según el tipo de citoscopía que necesites, tu médico puede usar medicamentos para adormecer la piel y los órganos urinarios mientras estás despierta o puede sedarte por completo.
  • Estudio urodinámico. Tu médico inserta un tubo delgado en la vejiga y llena la vejiga con agua. Esto le permite al médico medir la presión de tu vejiga y ver cuánto líquido puede soportar la vejiga.

Tu médico o enfermero pueden pedirte que lleves un registro de 2 a 3 días de las veces que vacías tu vejiga o tienes pérdidas. Este registro puede ayudar a tu médico o enfermero a ver los patrones de incontinencia que pueden dar indicaciones sobre las posibles causas y tratamientos que pueden funcionar en tu caso.


Fuente: espanol.womenshealth.gov







Haga clic para buscar un especialista