No existe una manera única y correcta de sobrellevar la incontinencia urinaria o intestinal. El desafío es encontrar qué es lo mejor para su situación, para que pueda recibir la ayuda que necesita y volver a una vida cotidiana normal. Hable con su equipo de atención médica si nota un cambio en los hábitos intestinales o urinarios y sobre las mejores formas para controlar la incontinencia, en caso de tener este problema. Podría resultar de ayuda el hablar sobre este tema con otros hombres que también tienen que sobrellevar la vida con la incontinencia. Pregunte a un integrante de su equipo de atención médica sobre grupos de apoyo en su región.

A continuación se mencionan algunas cosas que usted puede hacer que puede que le resulten de ayuda para aminorar este problema: 

  • Vacíe su vejiga cada 3 a 4 horas mientras está despierto, para evitar accidentes.
  • Vacíe su vejiga antes de ir a dormir o antes de realizar una actividad extenuante.
  • Limite las bebidas que contengan cafeína o alcohol , así como los jugos de cítricos, ya que pueden irritar la vejiga y ocasionar que usted requiera orinar con más frecuencia.
  • Evite los productos de higiene que pueden causar irritación (jabones perfumados, cremas perfumadas, polvos, toallitas con alcohol). Las mujeres deben evitar aerosoles femeninos o supositorios vaginales de venta sin receta.
  • Debido a que la grasa abdominal puede ejercer presión sobre la vejiga, evitar el aumento de peso o perder el peso necesario a veces ayuda a mejorar el control de la vejiga.
  • Evite el consumo de tabaco que puede causar tos e irritación en la vejiga debido a sustancias nocivas en los productos de tabaco.
  • Consulte con su médico sobre todas las medicinas, vitaminas, hierbas y suplementos que esté tomando. Algunos de estos productos podrían afectar el control de la orina.

Lo que el cuidador del paciente puede hacer

  • Anime o ayude al paciente con el cuidado apropiado de la piel después de ir al baño.  Use agua tibia y seque el área sin tallar con palmaditas.
  • Ayude al paciente a llevar un diario que registre alimentos o bebidas específicas que pueden afectar la frecuencia con la que el paciente va al baño.
  • Ayude al paciente a mantener un plan para el control urinario o intestinal.
  • Anime al paciente a que vaya al baño en a las mismas horas cada día, como después de una comida.
  • Fomente el ejercicio diario de manera habitual, según lo permitido por el equipo de atención médica.

Llame al equipo de atención médica si el paciente

  • Tiene algún calambre, malestar o dolor al ir al baño.
  • Tiene algún cambio o irritación en la piel como enrojecimiento, sangrado, llagas o hinchazón.
  • Tiene constipación o diarrea.
Fuente: cancer.org




Haga clic para buscar un especialista