Existen muchas causas que producen incontinencia urinaria. Algunas son a corto plazo y se solucionan fácilmente con un tratamiento adecuado, mientras que otras son más permanentes y la solución es más complicada.

Entre las causas a corto plazo destacan:

  • Las infecciones de la vejiga son muy frecuentes en mujeres y causan dolor, necesidad de orinar con frecuencia y a veces presencia de sangre en la orina. Las infecciones de las vías urinarias se tratan con antibióticos y normalmente la pérdida de orina cesa cuando se cura la infección.
  • La pérdida de control de vejiga puede ser consecuencia del efecto secundario de un medicamento. Los diuréticos a veces causan pérdidas de orina. Algunos antihipertensivos también pueden causar incontinencia. Al cambiar el tratamiento la pérdida de orina se soluciona.
  • Pólipos, piedras, tumores en la vejiga pueden causar incontinencia imperiosa y están asociados con sangre en la orina. Al eliminar estas patologías la incontinencia también desaparece.

Entre las causas a largo plazo destacan:

  • La debilidad del suelo pélvico a menudo causa incontinencia en las mujeres. El embarazo, el parto, la edad avanzada pueden debilitar el suelo pélvico que sostiene los órganos situados en la pelvis.
  • Anormalidades de las vías urinarias como una fístula entre el aparato urinario y otra parte del cuerpo, por ejemplo la vagina, causan pérdidas urinarias continuas. Las fístulas pueden ser consecuencias de una cirugía pélvica, cáncer avanzado de la pelvis, radioterapia o raramente un parto complicado.
  • Los problemas neuromusculares en diabetes, esclerosis múltiple o tras un derrame cerebral pueden causar incontinencia urinaria.



Fuente: operarme.es




Haga clic para buscar un especialista