En los hombres menores de 50 años, el problema más común de la próstata es la prostatitis.

En los hombres mayores de 50 años, el problema más común de la próstata es el agrandamiento de la próstata. Esta afección también se conoce como hiperplasia prostática benigna (benign prostatic hyperplasia o BPH por sus siglas en inglés). Los hombres mayores también corren riesgo de desarrollar cáncer de próstata, pero esta enfermedad es mucho menos común que la BPH. El Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute) ofrece más información sobre el cáncer de próstata.


¿Qué es la prostatitis?

Prostatitis quiere decir posible inflamación o irritación de la próstata. Si usted tiene prostatitis, podría presentar uno o más de los siguientes síntomas:

  • ardor al orinar
  • ganas de orinar con más frecuencia
  • fiebre
  • cansancio

La inflamación de cualquier parte del cuerpo por lo general es una señal de que el cuerpo está combatiendo gérmenes o reparando una lesión. Algunos tipos de prostatitis son causados por bacterias, que son organismos diminutos que pueden causar infección o enfermedad. Si usted tiene prostatitis bacteriana, el médico puede observar bacterias al examinar una muestra de su orina en el microscopio. Después, el médico puede darle un antibiótico, un medicamento que destruye las bacterias.

Los médicos por lo general no encuentran bacterias en los hombres con prostatitis. Si tiene problemas urinarios, el médico buscará otras posibles causas, como una piedra en el riñón, o cáncer.

Si no se encuentran otras causas, el médico podría determinar que usted tiene una afección llamada prostatitis no bacteriana.

Es posible que tenga que trabajar junto con el médico para escoger el mejor tratamiento para usted. Quizá le ayude cambiar el régimen alimenticio o darse baños tibios. Es posible que el médico le de una medicina llamada bloqueador alfa para relajar el tejido muscular de la próstata. No hay una solución unica que sea eficaz para todos los que tienen esta afección.

¿Qué es el agrandamiento de la próstata, o BPH?

Si usted es hombre, tiene más de 50 años y ha comenzado a tener dificultad para orinar, esto puede deberse a un agrandamiento de la próstata, o BPH. A medida que los hombres envejecen, la próstata sigue creciendo. Mientras ésta crece, oprime la uretra. Como la orina pasa de la vejiga a través de la uretra, la presión causada por la próstata agrandada podría afectar el control de la vejiga.


Si usted tiene BPH, quizá presente uno o más de los siguientes problemas:

  • Una necesidad frecuente y urgente de orinar. Es posible que deba levantarse varias veces por la noche para ir al baño.
  • Dificultad para iniciar el chorro de orina. Aunque usted sienta que tiene que llegar al baño con urgencia, le cuesta trabajo comenzar a orinar.
  • Un flujo de orina débil.
  • Una cantidad pequeña de orina cada vez que va al baño.
  • La sensación de que todavía tiene que orinar más, aunque acabe de haber orinado.
  • Goteo de orina.
  • Cantidades pequeñas de sangre en su orina.

Apenas podría darse cuenta de que tiene uno o dos de estos síntomas, o podría sentir que los problemas para orinar controlan su vida.


¿La BPH es señal de cáncer?

No. Es cierto que algunos hombres que tienen cáncer de próstata también presentan BPH, pero eso no significa que las dos afecciones estén siempre relacionadas. La mayoría de los hombres que padecen BPH no desarrollan cáncer de próstata. Sin embargo, como los síntomas iniciales son iguales en ambas afecciones, usted debe consultar al médico para que evalúe estos síntomas.


¿La BPH es una enfermedad grave?

La BPH por sí sola no es una enfermedad grave, a menos que los síntomas sean tan molestos que no le permitan disfrutar la vida. Pero la BPH puede llevar a problemas graves. Uno de ellos es la infección de las vías urinarias.

Si usted no puede orinar en absoluto, debe buscar atención médica de inmediato. A veces pasa esto súbitamente cuando los hombres se toman una medicina de venta libre para la alergia o resfriado.

En ocasiones poco comunes, la BPH y los problemas constantes que causa al orinar pueden conducir a daño de los riñones.





Fuente: niddk.nih.gov

Haga clic para buscar un especialista