Aquella que se produce al estornudar, toser o levantar algo pesado se conoce como “incontinencia de esfuerzo” y es una de las más frecuentes.

La “incontinencia de urgencia” es aquella en la que se produce una liberación repentina de orina, cuando el paciente menos lo espera, incluso en momentos inoportunos.

También hay una llamada “incontinencia psicógena” que se relaciona con estímulos externos como el contacto con el frío o el agua.

Por último se distingue una variedad llamada “incontinencia neurológica”. Esta se desarrolla en pacientes con trastornos del sistema nervioso, alzhéimer, párkinson y lesiones medulares.



Fuente: mejorconsalud.com



Haga clic para buscar un especialista