Según un estudio del Departamento de Urología, Sant’Andrea Hospital, Roma – Italia, con el tiempo, la introducción de nuevos medicamentos y la aplicación de las técnicas quirúrgicas han mejorado significativamente los resultados de los tratamientos y han desarrollado una marcada reducción de la tasa de cirugía de la BPH o Agrandamiento de la Próstata.


Los tratamientos tempranos en pacientes con riesgo de progresión de la enfermedad han dado mejores resultados clínicos que aquellos que se han tratado más tarde. Sin embargo, la evidencia para apoyar la intervención temprana sigue siendo débil, y los criterios para identificar el fenotipo del paciente que podría beneficiarse mejor de un tratamiento inmediato no está bien definidos.

El momento ideal para comenzar un tratamiento en pacientes con BPH es aún incierto, y sorprendentemente, se dispone de pocos estudios de buena calidad sobre este tema.


Es recomendado ver un urólogo para para analizar cada caso en particular y programar los exámenes, pruebas y visitas que sean necesarias según la persona.




Fuente: urologiajournal.com