Los factores que aumentan el riesgo de padecer incontinencia urinaria comprenden:

Sexo

Las mujeres tienen más probabilidades de sufrir incontinencia de esfuerzo. El embarazo, el parto, la menopausia y la anatomía femenina normal dan cuentas de esta diferencia. No obstante, los hombres con problemas de próstata tienen riesgo elevado de sufrir incontinencia imperiosa y por rebosamiento.

Edad

A medida que envejeces, los músculos de la vejiga y la uretra pierden fuerza. Los cambios que sobrevienen con la edad reducen la cantidad que la vejiga puede retener y aumentan la posibilidad de liberar orina involuntariamente.

Tener sobrepeso

El exceso de peso aumenta la presión sobre la vejiga y los músculos circundantes, lo que los debilita y permite que pierdas orina cuando toses o estornudas.

Fumar

El consumo de tabaco puede aumentar el riesgo de padecer incontinencia urinaria.

Antecedentes familiares. Si un familiar cercano tiene incontinencia urinaria, en especial, incontinencia imperiosa, tienes mayor riesgo de padecer la afección.

Otras enfermedades

Las enfermedades neurológicas o la diabetes pueden aumentar el riesgo de incontinencia.

Complicaciones

Las complicaciones de la incontinencia urinaria crónica comprenden:

Trastornos de la piel

Cuando la piel permanece constantemente húmeda puede promover la aparición de erupciones, infecciones de la piel y llagas.

Infecciones de las vías urinarias

La incontinencia aumenta el riesgo de padecer infecciones urinarias recurrentes.

Impacto en la vida privada

La incontinencia puede afectar las relaciones sociales, laborales y personales.

Fuente: mayoclinic.org

Haga clic para buscar un especialista