La incontinencia urinaria femenina es una condición médica que se caracteriza por la pérdida involuntaria de orina. La pérdida suele producirse en situaciones en las que se realiza un esfuerzo físico como por ejemplo toser, reírse, caminar, etc. La incontinencia suele deberse a un debilitamiento en los músculos del suelo pélvico, perdiendo el esfínter de la uretra su capacidad de retención. Las causas del debilitamiento pueden ser la edad, el embarazo o infecciones graves de orina. También existen otro tipo de causas por las que se produce la incontinencia urinaria, como es la pérdida del control sobre los músculos causado por enfermedades como el alzheimer.


Para combatir la incontinencia urinaria femenina existen diversas soluciones, la eficacia de las cuales va directamente relacionada con la gravedad de las pérdidas de orina. Para los casos más graves, suele ser recomendable la cirugía, mientras que para los más leves existen varias soluciones, como pueden ser los ejercicios de Kegel o cambios en el comportamiento. En este artículo nos centraremos en los cambios de comportamiento que deben realizarse para intentar paliar los síntomas de la incontinencia urinaria.


Las siguientes recomendaciones para solucionar las pérdidas de orina deberá introducirlas en su vida cotidiana hasta que se conviertan en costumbre. Al principio supondrá un esfuerzo, pero si se realiza bien y se complementan con otro tipo de tratamiento, como los ejercicios de Kegel, los resultados serán muy positivos.


Entre los cambios de comportamiento encontramos:

  • En el caso de que exista una ingesta excesiva de líquidos, que beba cuando no tiene sed y muy a menudo por ejemplo, disminuirla para evitar tener grandes cantidades de orina en la vejiga.
  • Aumentar la frecuencia de micción (orinar), para disminuir la cantidad de orina que se escapa evitando que la vejiga se llene.
  • Incrementar la ingesta de fibra para regular las deposiciones para evitar el estreñimiento, pues éste puede agravar la incontinencia urinaria.
  • Dejar el tabaco para reducir la tos, la irritación de la vejiga y el cáncer vesical, pues el tabaco incrementa notablemente las probabilidades de sufrirlo.
  • Evitar el consumo de alcohol y la cafeína ya que pueden provocar una estimulación excesiva de la vejiga.
  • En el caso de que la persona que sufre incontinencia urinaria tenga sobrepeso, es recomendable perderlo, ya que es un factor que provoca un debilitamiento del piso pélvico y en consecuencia la pérdida de orina.
  • Evitar alimentos y bebidas que irriten la vejiga, como pueden ser las comidas picantes, las bebidas carbonatadas y los cítricos.
  • En el caso de sufrir diabetes, mantener el azúcar en sangre bajo control.

Como apuntábamos anteriormente, estos cambios de comportamiento son más efectivos si van acompañados de otros tratamientos como pueden ser los ejercicios de Kegel o el consumo de medicamentos para la incontinencia urinaria, de los cuáles hablaremos en posteriores artículos.


Fuente: operarme.es



Haga clic para buscar un especialista