¿Cuáles problemas de la vejiga pueden tener los hombres y las mujeres con diabetes?

La diabetes puede causar daño en los nervios de las vías urinarias, y por ende, problemas de la vejiga. El sobrepeso y la obesidad también pueden aumentar los problemas de la vejiga, como la incontinencia urinaria. Controlar la diabetes es una parte importante de la prevención de los problemas que pueden causar un exceso de micción. 

El equipo de atención médica puede ayudar al paciente a controlar las concentraciones de glucosa en la sangre y a adelgazar (en inglés), si es necesario. Los médicos usan análisis de sangre y de orina para diagnosticar los problemas de la vejiga o las afecciones con síntomas similares. Los médicos también pueden usar pruebas urodinámicas (en inglés) para determinar qué tipo de problema de la vejiga tiene el paciente.

Micción frecuente y urgente

Algunas personas con diabetes que regularmente tienen concentraciones altas de glucosa en la sangre tal vez tengan que orinar con mucha frecuencia, lo que se conoce como frecuencia urinaria. Incluso los hombres y las mujeres con diabetes que mantienen sus concentraciones de glucosa en la sangre dentro de su rango objetivo a veces sienten una urgencia repentina de orinar, lo que se conoce como incontinencia de urgencia. Esto puede suceder en la noche también. Los medicamentos pueden ayudar a reducir los síntomas de los problemas de control de la vejiga.

Problemas de micción

Tal vez el paciente descubra que la diabetes hace que ya no sienta cuando la vejiga está llena. Muchas personas con diabetes informan que tienen problemas de micción. Con el tiempo, tener la vejiga demasiado llena puede causar daño en los músculos de la vejiga que expulsan la orina. Cuando estos músculos no funcionan correctamente, la orina puede permanecer demasiado tiempo en la vejiga, lo que se conoce como retención urinaria (en inglés). La retención urinaria puede causar infecciones de la vejiga, escapes de orina y la sensación de que siempre tiene que orinar. 

Escape de orina

Las personas con diabetes son más propensas a desarrollar otros tipos de incontinencia urinaria, como la incontinencia de esfuerzo. Los daños en los nervios, la obesidad y las infecciones de la vejiga, que están vinculados con la diabetes, a menudo están relacionados con los problemas de control de la vejiga. El escape de orina puede hacer que el paciente evite las actividades que antes disfrutaba, incluso las relaciones sexuales. 

Si el paciente tiene sobrepeso, adelgazar podría ayudarle a reducir los escapes de orina. Evitar el aumento de peso puede prevenir la incontinencia urinaria. Los estudios sugieren que a medida que aumenta el índice de masa corporal, aumenta la probabilidad de los escapes de orina.6 Si el paciente tiene sobrepeso o es obeso, debe consultar con el médico sobre cómo adelgazar (en inglés). 

El paciente debe trabajar con su equipo de atención médica para ayudar a controlar y prevenir los escapes de orina. Los problemas de control de la vejiga a menudo son tratables y muy comunes, incluso entre las personas que no tienen diabetes. El paciente no debe conformarse con tener que correr al baño a toda hora para evitar los escapes de orina.

Infecciones de la vejiga

Las personas con diabetes son más propensas a desarrollar infecciones de las vías urinarias, conocidas también como infecciones de la vejiga o cistitis. El paciente debe consultar con un médico de inmediato si tiene micción frecuente y urgente que puede ser dolorosa. Las infecciones de la vejiga pueden convertirse en infecciones renales (en inglés) y pueden empeorar los síntomas de la vejiga, como los escapes y la retención de orina. Además, las infecciones de la vejiga pueden interferir en la vida diaria, incluso en la intimidad. Controlar las concentraciones de glucosa en la sangre puede ayudar a prevenir las infecciones de la vejiga. 

Controlar las concentraciones de glucosa en la sangre puede ayudar a prevenir los problemas de la vejiga.

¿Cómo puede el paciente prevenir y tratar sus problemas sexuales o de la vejiga?

El control de la diabetes puede ayudar a prevenir el daño en los nervios y otros problemas de la diabetes que pueden causar problemas sexuales y de la vejiga. Junto con su equipo de atención médica, el paciente puede ayudar a prevenir y tratar los problemas sexuales o de control de la vejiga:

Tener relaciones sexuales es una actividad física, de manera que el paciente debe revisar su concentración de glucosa en la sangre antes y después de tener relaciones sexuales, especialmente si toma insulina. Tanto las concentraciones altas de glucosa en la sangre como las concentraciones bajas de glucosa en la sangre (hipoglucemia) pueden causar problemas durante las relaciones sexuales.

La consejería también puede ser útil cuando el paciente nota cambios en su función o deseo sexual. Estos tipos de cambios son muy comunes a medida que las personas envejecen o se adaptan a los problemas de salud.

Si el paciente tiene una pareja, él o ella también puede ser un miembro importante de su equipo de atención médica. Puede resultar útil compartir sus inquietudes y hacer que esa persona lo acompañe al consultorio del médico o a consejería. Es posible que los familiares y amigos también puedan apoyarlo si tiene problemas de la vejiga. 



https://www.niddk.nih.gov



Haga clic para buscar un especialista