Para los hombres es complicado decidir la primera visita al urólogo. Cuestionamientos como ¿por qué debería ir?, ¿qué me va a hacer?, ¿va a introducir su dedo? suelen invadir a los varones antes de su primera visita con dicho especialista.

Más allá de la incomodidad que implica asistir a una consulta de urología, este tipo de chequeo médico es vital. En el mundo, el cáncer prostático constituye la segunda causa de muerte por cáncer en los hombres y la primera en los mayores de 50 años.

En Estados Unidos, 317 mil varones fueron diagnosticados con la enfermedad en 1996, según estimaciones de la Asociación Americana del Cáncer (SAC). Mientras que las mujeres afectadas por cáncer mamario, ese mismo año, fueron 184 mil.

¿Qué es y qué hace un urólogo?

Es el especialista que se ocupa del estudio, diagnóstico y tratamiento de las patalogías que afectan el aparato urinario y el aparato reproductor masculino. Tras realizar pruebas especializadas determina la existencia de enfermedades en los hombres, desde infecciones urinarias hasta cáncer prostático. Y lleva a cabo el tratamiento adecuado para su recuperación.

¿Cuándo debo ir al urólogo?

Los expertos recomiendan consultar al urólogo cada año luego de cumplir 50. Y desde los 40, si existen antecedentes de cáncer prostático en la familia y a los de raza negra.

Raúl Morales -urólogo de la Clínica Las Condes, en Santiago de Chile- explicó que el primer chequeo urológico debe realizarlo el pediatra al recién nacido, para comprobar que los testículos se encuentran dentro del escroto (bolsa testicular) y que el aparato urinario funciona con normalidad.


Por su parte, Pablo Bernier, urólogo de la Clínica Alemana, en Chile, agrega que los hombres pueden presentar problemas urológicos que deben ser chequeados por un médico.


Ambos especialistas recomiendan poner atención a los siguientes síntomas:

  • Sangre en la orina.
  • Infecciones urinarias con fiebre (pielonefritis).
  • Nódulos duros en los testículos.
  • Problemas de orden sexual, como la disfunción eréctil o la eyaculación precoz.
  • Pérdida involuntaria de orina.
  • Molestias urinarias que alteren la vida diaria: dolor frecuente, micción débil, urgencia de ir al baño muchas veces al día y durante la noche.
  • Dolor en la zona suprapúbica.
  • Dolor lumbar que se extiende hacia la ingle.
  • Infertilidad: imposibilidad de concebir un hijo después de un año de intentarlo.

¿Qué enfermedades masculinas existen?

Las enfermedades que se pueden presentar son las siguientes:

  • Varicocele: várices testiculares. Se suele manifestar como una bolsa de gusanos que rodea los testículos.
  • Eyaculación precoz: Imposibilidad de controlar la eyaculación. Tiene un alto componente psicológico, pero el urólogo puede recetar medicamentos que retarden la eyaculación, así como prestar consejo médico al paciente.
  • Disfunción eréctil: Imposibilidad de lograr o mantener una erección. Se da en distintos grados y puede tener un origen psicológico. Suele aumentar con la edad y ante la presencia de alguna enfermedad que altere la irrigación sanguínea, como la diabetes.
  • Cálculos urinarios: Son cristales provenientes del metabolismo normal del ser humano que se eliminan en la orina. En algunas personas se depositan, crecen y forman “piedras” o cálculos que eventualmente producen dolor y ocasionalmente obstrucción en la vía urinaria. A veces los cálculos se eliminan espontáneamente. En cálculos mayores de 5 mm, es necesario aplicar algún tratamiento para eliminarlo.
  • Es necesario aplicar tratamientos a cálculos 5 mm.
  • Síntomas urinarios obstructivos: Se origina en la hiperplasia prostática benigna. Todos los hombres pueden sufrir este problema porque esta glándula tiende a crecer con el paso del tiempo. Ello puede obstruir los conductos urinarios.
  • Infecciones urinarias: Son producidas por gérmenes que entran por el meato urinario y posteriormente proliferan en la vejiga. Causan cistitis y, cuando suben a los riñones, producen pielonefritis agudas.
  • Tumores: Se recomienda que los hombres se realicen un autoexamen. Este consiste en palpar sus testículos cada dos meses, para comprobar que no tengan quistes ni masas extrañas que puedan convertirse en tumores. Los nódulos duros en los tésticulos deben ser evaluados a la brevedad por un urólogo para descartar que se trate de un tumor maligno.

¿Qué exámenes existen para detectar el cáncer prostático?

Un diagnóstico oportuno es beneficiosos para la recuperación.

Son muchos los hombres que se resisten a someterse a la los exámenes necesarios para detectar la enfermedad. Los exámenes son imprescindibles exámenes de diagnóstico que se realizan:

  • Tacto Rectal: Se busca la presencia de nódulos duros en la próstata, palpando el área a través del recto.
  • Medición del Antígeno Prostático Específico (APE): Un examen de sangre detecta los niveles de esta enzima liberada por la próstata. Si éste resulta alto, es indicador de que hay alguna alteración en la próstata.
  • Ecografía pélvica: Se realiza para observar la parte interna del aparato urinario. La ecografía pélvica no forma parte del chequeo de rutina y su utilización dependerá de los hallazgos durante el control con el urólogo.
  • Estos tres exámenes deben realizarse conjuntamente, ya que ninguno es infalible por sí solo.
  • Antígeno Prostático Libre o Antígeno Prostático propiamente tal: Se realiza cuando el examen anterior ha arrojado niveles de APE entre 4 y 10, lo que no permite total certeza de la presencia de cáncer. Consiste en aislar el APE de las proteínas, para estudiar el antígeno propiamente tal. Si la glándula libera antígeno, demuestra la presencia de algún tipo de anomalía prostática.
  • Ecotomografía Transrectal: Si por lo menos uno de los exámenes anteriores resulta positivo, se deben tomar muestras del tejido sospechoso de la glándula y observar su aspecto, para luego realizar una biopsia.


Fuente: http://info.saludisima.com/la-primera-visita-al-urologo/