Modo en que el embarazo afecta la presentación y el tratamiento de los cálculos renales

Si la idea de expulsar un cálculo renal durante el embarazo suena desagradable, le presentamos buenas noticias: se calcula que la formación de un cálculo únicamente se produce en uno de cada 1500 embarazos. Algunos cambios fisiológicos que se producen durante el embarazo pueden incrementar las probabilidades de presentar cálculos, aunque en otros casos esta probabilidad disminuye. En resumen, se cree que las mujeres embarazadas no presentan un riesgo mayor de formación de cálculos en comparación con las mujeres que no están embarazadas.

 

Cambios fisiológicos

Los cambios que se producen durante el embarazo que afectan la formación de cálculos incluyen:

  • Un aumento del trabajo del sistema cardiovascular.
  • Aumento de la actividad de filtración de los riñones.
  • Mayor cantidad de calcio que se libera en la orina y que absorben los intestinos.
  • Un aumento de otras sustancias urinarias que ayudan a prevenir la formación de cálculos, como el citrato.
  • Dilatación de las vías urinarias superiores (incluidos los riñones y los uréteres) debido a la compresión que ejerce el útero y a los efectos de las hormonas.

 

Síntomas

Los síntomas comunes de un cálculo renal durante el embarazo incluyen:

  • Náuseas y vómitos ocasionales.
  • Sangre en la orina.
  • Dolor en el abdomen o en los costados.


Si está embarazada y cree que tiene un cálculo, consulte al médico o solicite atención médica.

 

Diagnóstico y tratamiento

Debido a la necesidad de limitar la radiación sobre el bebé durante las radiografías, el diagnóstico de un cálculo renal durante el embarazo es un desafío y puede hacer necesario un plan de tratamiento menos certero. Es posible que al médico también lo preocupen los posibles riesgos para salud que conlleva una cirugía para eliminar cálculos, si esta es la opción recomendada.


Por eso es que la prevención puede ser realmente la mejor medicina. Asegúrese de beber abundante agua. Beber muchos líquidos diluirá la orina y hará que sea menos probable que se forme un cálculo.



Fuente: bostonscientific.com



Haga clic para buscar un especialista