La incontinencia urinaria es la pérdida de orina involuntaria. La incontinencia por estrés ocurre cuando se le escapa la orina repentinamente por un aumento en la presión de la vejiga. Esto podría ocurrir al estornudar, toser o levantar un objeto pesado.

Acerca de la incontinencia por estrés

La incontinencia por estrés a menudo se conoce como incontinencia urinaria o vejiga débil. Es el tipo más común de incontinencia urinaria – unos 200 millones de personas en el mundo sufren de incontinencia urinaria – casi la mitad tendrá incontinencia por estrés. Puede afectar a mujeres y hombres de cualquier edad, pero es más frecuente entre las mujeres.

Entre otros tipos de incontinencia urinaria están los siguientes.

  • La incontinencia de urgencia es la necesidad repentina y urgente de orinar, generalmente seguida de un escape incontrolable.
  • La incontinencia mixta ocurre cuando usted tiene a la vez incontinencia por estrés e incontinencia de urgencia.
  • Incontinencia por sobrecarga (también conocida como retención urinaria crónica) ocurre cuando la vejiga no se vacía correctamente y la orina se derrama. Puede ser causada por los músculos de la vejiga débil o una uretra bloqueada (el tubo que lleva la orina desde la vejiga hacia fuera del cuerpo). La incontinencia por sobrecarga es poco frecuente en las mujeres.

Algunas personas que padecen de incontinencia aguda por el estrés presentan una pérdida constante de orina (también conocida como incontinencia total). Esto generalmente se debe a que el esfínter uretral (un grupo de músculos que rodean la uretra y retienen la orina en la vejiga) no se cierra correctamente.

Síntomas de incontinencia por estrés

Si usted tiene incontinencia por estrés, se producen pequeñas pérdidas de orina desde la vejiga cuando está bajo presión repentina, inesperada. Esto puede ser causado por reír, toser, estornudar, caminar, hacer ejercicio, levantar un objeto pesado o cambiar de posición, por ejemplo, por estar sentado y ponerse de pie. La realización de algún movimiento que de repente aumenta la presión sobre la vejiga puede causar la pérdida incontrolable de pequeñas cantidades de orina.

Si usted tiene alguno de estos síntomas, consulte a un médico.

Causas de incontinencia por estrés

Por lo general, la incontinencia por estrés se desarrolla cuando los músculos del piso pélvico o del esfínter uretral han sufrido algún daño o se han debilitado. Las capas de músculos del piso pélvico forman un cabestrillo que va del coxis (punta de la espina dorsal) al hueso púbico. Su función es sostener la vejiga, el intestino y el útero (matriz), y forma el piso pélvico. Tanto hombres como mujeres tienen piso pélvico.

Los órganos de la pelvis femenina

Existen varios factores de riesgo que lo hacen más propenso a desarrollar incontinencia por estrés. En las mujeres, estos factores incluyen:

  • Embarazo. El piso pélvico o el esfínter uretral pueden debilitarse debido al peso adicional y a los cambios hormonales.
  • El parto, sobre todo si toma mucho tiempo, o si el bebé es muy grande o es necesario emplear fórceps o una ventosa (un tipo de bomba de vacío) durante el parto.
  • Desgarro muscular durante el parto o episiotomía (cuando el músculo se corta para facilitar el parto).
  • La menopausia. Si usted es posmenopáusica, tendrá menos estrógeno en su cuerpo, lo que puede debilitar el piso pélvico y el esfínter uretral. Se acorta la uretra y su revestimiento se adelgaza mientras el nivel de estrógeno disminuye durante la menopausia. Estos cambios reducen la capacidad del esfínter uretral para cerrarse firmemente.
  • Una histerectomía u otras operaciones en la vejiga pueden dañar sus músculos.

Los hombres pueden desarrollar incontinencia por estrés como resultado de una cirugía de próstata. El esfínter uretral se encuentra cerca de la parte superior de la próstata y puede ser lastimado levemente cuando se extirpa la próstata.

Otros factores que pueden aumentar la probabilidad de incontinencia por estrés, tanto en hombres como en mujeres son:

  • tener estreñimiento durante mucho tiempo
  • tener una tos persistente
  • edad: los músculos se debilitan a medida que se envejece
  • tener sobrepeso o ser obeso hace que aumente la presión en la vejiga y tejidos pélvicos

Fuente: bupasalud.com

Haga clic para buscar un especialista