Los anticolinérgicos son sustancias, naturales o sintetizadas, que actúan inhibiendo la actividad de la acetilcolina en el sistema nervioso central y periférico. El más conocido de todos estos fármacos es la atropina.

¿Qué son?

Los anticolinérgicos son fármacos que actúan bloqueando alguno de los recptores de la acetilcolina, que son de dos tipos: muscarínicos y nicotínicos. Se utilizan fundamentalmente por su acción sobre el sistema nervioso periférico. En función de cuál es el receptor que bloquean se clasifican en dos tipos:

  • Antagonistas muscarínicos. Entre los de origen natural destacan la atropina  y la escopolamina. Entre los sintéticos, lahomatropina, ipratropio, oxitropio, metilescopolamina,tropicamida, benzotropina, diciclomina, pirenzepina, telenzepinay darifenacina.
  • Antagonistas nicotínicos. Entre ellos figuran el curare, la succinilcolina, la alfa-bungarotoxina y la galamina.

¿Para qué se utilizan?

Los anticolinérgicos se utilizan fundamentalmente por su acción sobre el sistema nervioso periférico y no por su actividad en el sistema nervioso central.


Esta familia de fármacos tiene un efecto relajante sobre el músculo liso, por lo que se utiliza para evitar los espasmos de la vejiga, el intestino y los bronquios; relajar el esfínter del iris; reducir las secreciones gástrica, bronquial y salivar; disminuir la sudoración; y bloquear los impulsos vagales. También se utilizan para controlar las náuseas y los vómitos. No obstante, el principal uso de los anticolinérgicos es para el control de los síntomas en pacientes con asma crónica y sintomatología persistente.

Los anticolinérgicos que actúan sobre el sistema nervioso central en ocasiones se utiliza a bajas dosis para reducir el temblor muscular característico de la Enfermedad de Parkinson. No obstante el hecho de que el uso a largo plazo puede generar adicción y que al retirarlo se recupera el temblor muscular ha llevado a que cada vez se utilicen menos estos medicamentos en el tratamiento de la Enfermedad de Parkinson.

Efectos adversos

Los principales efectos adversos de los anticolinérgicos son los siguientes:

  • Sequedad de boca
  • Visión borrosa
  • Sequedad ocular
  • Midriasis
  • Trastornos de la acomodación
  • Aumento de la presión intraocular
  • Estreñimiento
  • Retención urinaria
  • Reacciones alérgicas

El abuso de anticolinérgicos puede producir un cuadro tóxico conocido como Síndrome anticolinérgico agudo. Este riesgo es especialmente significativo en personas de edad avanzada, dado que su organismo genera menos cantidad de acetilcolina.



Fuente: saludemia.com



Haga clic para buscar un especialista