La próstata es una pequeña glándula cerca de la vejiga que se encuentra en los hombres. Muchos hombres experimentan problemas de la próstata y a medida que envejecen es importante observar los signos de cáncer de próstata. Según la Sociedad Americana Contra El Cáncer, uno de cada siete hombres es diagnosticado con cáncer de próstata en su vida y es la segunda causa principal de muerte por cáncer entre los hombres en los Estados Unidos. En 2015, se previó que se producirían 27.540 muertes debido al cáncer de próstata. Sin embargo, hay una serie de medidas preventivas que un hombre puede tomar para reducir su riesgo de desarrollar cáncer de próstata, incluyendo cambios importantes en su dieta y estilo de vida y tomar conciencia de su historia familiar.

 

Precauciones Médicas Para Mejorar La Salud De La Próstata

1– Sé consciente de tu historia familiar. Tener miembros masculinos en tu familia como un padre o un hermano con cáncer de próstata aumenta significativamente el riesgo de desarrollo del mismo. De hecho, ¡el riesgo es más que el doble! Es esencial que le notifiques a tu médico de cualquier antecedente familiar de cáncer de próstata para que pueda surgir con un programa de prevención integral.

  • Ten en cuenta que el riesgo es más alto para los hombres con un hermano diagnosticado con cáncer de próstata que un padre. Además, el riesgo aumenta para los hombres que tienen varios familiares con cáncer de próstata, especialmente si se les diagnosticaron a una edad temprana (por ejemplo, antes de los 40).
  • Pídele a tu médico que haga la prueba para ver si tienes mutaciones de los genes BRCA1 o BRCA2, que pueden aumentar las probabilidades de cáncer de próstata.

 

2– Conoce los síntomas de un posible problema de próstata. Estos incluyen disfunción eréctil, sangre en la orina, dolor al orinar o al tener relaciones sexuales, dolor en las caderas o espalda baja o siempre sentir la necesidad de orinar.

  • Sin embargo, el cáncer de próstata es a menudo asintomático, al menos hasta que se ha propagado a otras partes del cuerpo, tales como los huesos. Los pacientes diagnosticados con cáncer de próstata rara vez informan los síntomas antes mencionados, como la incontinencia, sangre en la orina, impotencia, etc.

 

3– Visita a tu médico con regularidad. La Sociedad Americana contra El Cáncer recomienda realizarte pruebas de detección de cáncer de próstata a partir de los 50 años (o 45, si tienes algún factor de riesgo). Entre las pruebas se encuentra el análisis del antígeno prostático específico (o PSA, por sus siglas en inglés). El PSA es una sustancia producida por las células normales y cancerosas en tu próstata que se encuentra en una pequeña cantidad de sangre. La mayoría de los hombres tienen niveles de PSA de 4 nanogramos por mililitro (ng/ml) de sangre. Ten en cuenta que mientras mayor sea el nivel de PSA, mayor será la posibilidad de tener cáncer. El espacio entre las revisiones depende de los resultados de esta prueba. Los hombres que tienen un PSA inferior a 2,5 ng/ml necesitan hacerse la prueba cada 2 años, mientras que los hombres con niveles de PSA más altos deben ser evaluados anualmente.

  • Un examen rectal digital (DRE, por sus siglas en inglés) puede ser incluido en la revisión. En este examen, un clínico pasará su mano por el lado posterior de la próstata.
  • Ten en cuenta que ni el PSA ni el DRE son concluyente. Es probable que necesites una biopsia para diagnosticar el cáncer de próstata.
  • En la actualidad, la Sociedad Americana contra El Cáncer recomienda que los hombres deben tomar una decisión informada sobre los exámenes prostáticos después de haber conversado detalladamente con sus médicos. Los exámenes pueden ayudar a localizar el cáncer temprano, pero no hay ninguna investigación concluyente en cuanto a si en realidad salvan vidas. Con esto en mente, descubrir el cáncer temprano aumenta las posibilidades de que se pueda tratar con éxito.

Advertencias

  • Asegúrate de no ignorar los problemas de próstata. Si un agrandamiento de próstata no se corrige, puede conducir a problemas más graves, como infecciones del tracto urinario, cálculos renales y otros problemas en los riñones y la vejiga.
  • Si has estado expuesto al agente naranja, podrías tener un alto riesgo de desarrollar cáncer de próstata agresivo.

 

 

Fuente: wikihow.com