Es importante determinar el tipo de incontinencia urinaria que tienes. En general, el médico puede determinarlo a partir de tus síntomas. La información servirá para guiar las decisiones del tratamiento.

Es probable que el médico comience con una revisión exhaustiva de los antecedentes y una exploración física. Luego, probablemente te pida que hagas una maniobra sencilla que pueda demostrar la incontinencia, como toser.

A continuación, el médico probablemente te recomiende:

  • Uroanálisis. El análisis de una muestra de orina sirve para detectar signos de infección, rastros de sangre u otras anormalidades.
  • Diario del funcionamiento de la vejiga. Durante varios días, anotas cuánto bebes, cuándo orinas, la cantidad de orina que produces, si experimentaste una necesidad imperiosa de orinar y cuántos episodios de incontinencia tuviste.
  • Medición posterior a la micción. El médico te pide que orines en un recipiente que mide la producción de orina. Luego, supervisa la cantidad de orina residual en la vejiga mediante un catéter o una ecografía. Una gran cantidad de orina residual puede significar que tienes una obstrucción en las vías urinarias o un problema con los nervios o músculos de la vejiga.

Si se necesita más información, el médico puede recomendarte pruebas más complejas, como el análisis urodinámico y la ecografía pélvica. Estas pruebas se suelen realizar si estás considerando una cirugía.



Fuente: mayoclinic.org




Haga clic para buscar un especialista