Las siguientes opciones de estilo de vida saludable pueden reducir el riesgo de padecer vejiga hiperactiva:

1

Mantén un peso saludable.

2

Realizar actividad física y ejercicio diariamente con regularidad.

3

Reducir el consumo de cafeína y alcohol.

4

Dejar de fumar.

5

Controlar las enfermedades crónicas, como la diabetes, que pueden contribuir a los síntomas de vejiga hiperactiva.

6

Aprender dónde están ubicados los músculos del suelo pélvico y fortalecerlos mediante la realización de los ejercicios de Kegel: tensiona (contrae) los músculos, mantén la contracción durante dos segundos y relaja los músculos durante tres segundos. Aumenta gradualmente el tiempo hasta mantener la contracción durante cinco segundos y, luego, diez segundos por vez. Realiza tres series de diez repeticiones por día.

Fuente: mayoclinic.org

Haga clic para buscar un especialista