Muchos hombres estadounidenses con síntomas leves o moderados de HPB han elegido medicinas de receta en vez de cirugía desde principios de 1990. Se usan dos tipos principales de medicamentos. Un tipo relaja los músculos próximos a la próstata, y el otro tipo reduce el tamaño de la glándula de la próstata. Alguna evidencia indica que cuando se toman ambos medicamentos juntos es mejor para evitar que empeoren los síntomas de HPB.


Bloqueadores alfa

Son fármacos que ayudan a relajar los músculos cercanos a la próstata para mitigar la presión y permitir que la orina fluya con más facilidad, pero no reducen el tamaño de la próstata. Para muchos hombres, estos fármacos pueden mejorar el flujo de orina y reducir los síntomas de HPB en unos pocos días. Los efectos secundarios posibles son mareos, dolor de cabeza y fatiga.


Inhibidores de la 5-alfa reductasa

Son fármacos que ayudan a reducir el tamaño de la próstata. Alivian los síntomas al bloquear la actividad de una enzima conocida como 5-alfa reductasa. Esta enzima cambia la hormona masculina testosterona en dihidrotestosterona (DHT), la cual estimula el crecimiento de la próstata. Cuando la acción de la 5-alfa reductasa es bloqueada, la producción de DHT baja y el crecimiento de la próstata es más lento. Esto ayuda a reducir el tamaño de la próstata, a reducir también el bloqueo de orina y a limitar la necesidad de cirugía.

Cuando se toman estos fármacos se puede ayudar a aumentar el flujo de orina y a reducir sus síntomas. Usted necesita seguir tomando estos fármacos para evitar que regresen los síntomas. Los inhibidores de la 5-alfa reductasa pueden causar los siguientes efectos secundarios en un porcentaje pequeño de hombres: disminución del interés en el sexo, problemas para tener o mantener una erección y una cantidad más pequeña de semen en la eyaculación.

Es importante tener en cuenta que estos fármacos pueden hacer bajar el número del resultado de PSA. Hay también evidencia de que estos fármacos bajan el riesgo de padecer cáncer de próstata, pero todavía no está claro si ellos pueden ayudar a bajar el riesgo de morir por cáncer de próstata.



Fuente: cancer.gov



Haga clic para buscar un especialista