Para paliar los síntomas de la Incontinencia Urinaria de Esfuerzo, existen dos tipos de tratamientos, diferenciados básicamente en el uso de cirugía o no. Entre las opciones no quirúrgicas, encontramos las siguientes:

Cambios de comportamiento:

    • Beber menos líquidos en el caso de que lo haga en exceso.
    • Ir al lavabo más a menudo para evitar la acumulación.
    • Tomar más fibra en la dieta para regular las deposiciones. El estreñimiento puede ser causa de empeoramiento de la incontinencia.
    • Dejar el tabaco para evitar la tos e irritación de la vejiga.
    • No tomar alcohol y cafeína, pues estimulan la vejiga.

 

Medicamentos:

El médico puede recetarle algunos medicamentos que suelen funcionar mejor en mujeres que tienen incontinencia urinaria de esfuerzo leve o moderada.

 

Entrenamiento de los músculos del piso pélvico:

Estos movimientos pueden ayudar a controlar las fugas de orina gracias a un fortalecimiento del esfínter uretral. Son los llamados ejercicios de Kegel y pueden realizarse cómodamente en cualquier lugar.

En el caso de que estos métodos no funcionen o los resultados no sean suficientes como para que el paciente lleve una vida normal sin molestias, el procedimiento quirúrgico es la opción más recomendable.





Fuente: operarme.es



Haga clic para buscar un especialista