El tratamiento de la incontinencia urinaria depende del tipo de incontinencia, la gravedad y la causa de fondo. Probablemente se necesite una combinación de tratamientos. Si la enfermedad preexistente es la causante de los síntomas, el médico tratará esa enfermedad primero.

Es probable que el médico sugiera tratamientos menos invasivos al principio y continúe con otras opciones solamente si estas técnicas fallan.

Técnicas conductuales

El médico puede recomendarte lo siguiente:

  • Entrenamiento de la vejiga, para demorar la micción después de que sientes la necesidad de orinar. Puedes comenzar tratando de contenerla durante 10 minutos cada vez que sientas la necesidad de orinar. El objetivo es prolongar el tiempo entre las idas al baño hasta que orines solamente cada 2,5 a 3,5 horas.
  • Orinar dos veces, como ayuda para aprender a vaciar la vejiga lo más posible a fin de evitar la incontinencia por rebosamiento. En este caso, «orinar dos veces» significa orinar, y luego esperar unos minutos e intentarlo nuevamente.
  • Horarios programados para ir al baño, para orinar cada dos a cuatro horas en lugar de aguardar hasta tener la necesidad de ir.
  • Control de los líquidos y la dieta, para recuperar el control de la vejiga. Es posible que tengas que limitar o evitar el alcohol, la cafeína y los alimentos ácidos. Reducir el consumo de líquidos, bajar de peso o aumentar la actividad física también pueden aliviar el problema.

Ejercicios para fortalecer los músculos del suelo pélvico


El médico puede recomendarte que hagas estos ejercicios con frecuencia para fortalecer los músculos que ayudan a controlar la micción. Estos ejercicios, también conocidos como «ejercicios de Kegel», son especialmente efectivos para tratar la incontinencia de esfuerzo, pero también pueden ser útiles para tratar la incontinencia imperiosa.

Al realizar los ejercicios para fortalecer el suelo pélvico, imagina que estás tratando de detener el flujo de orina. Después:

  • Tensiona (contrae) los músculos que usarías para detener la micción y mantén la contracción por cinco segundos; luego, relájalos por cinco segundos. (Si te resulta muy difícil, comienza manteniendo la contracción durante dos segundos y relájalos por tres segundos).
  • Continúa con el ejercicio hasta mantener las contracciones durante 10 segundos por vez.
  • Intenta hacer al menos tres series de 10 repeticiones por día.

Para ayudarte a identificar y contraer los músculos adecuados, el médico podría sugerirte que trabajes con un fisioterapeuta o que intentes con técnicas de biorretroalimentación.

Estimulación eléctrica

Se introducen temporalmente electrodos en el recto o la vagina para estimular y fortalecer los músculos del suelo pélvico. La estimulación eléctrica suave puede ser efectiva para la incontinencia de esfuerzo y la incontinencia imperiosa, pero es posible que necesites múltiples tratamientos durante varios meses.

Medicamentos

Los medicamentos que suelen utilizarse para tratar la incontinencia comprenden:

  • Anticolinérgicos. Estos medicamentos pueden calmar la vejiga hiperactiva y ser útiles para la incontinencia imperiosa. Algunos ejemplos son oxibutinina (Ditropan XL), tolterodina (Detrol), darifenacina (Enablex), fesoterodina (Toviaz), solifenacina (Vesicare) y trospio (Sanctura).
  • Mirabegrón (Myrbetriq). Este medicamento, que se usa para tratar la incontinencia imperiosa, relaja los músculos de la vejiga y puede aumentar la cantidad de orina que la vejiga puede retener. También puede aumentar la cantidad que puedes orinar por vez y ayudarte a vaciar más la vejiga.
  • Alfabloqueantes. En los hombres con incontinencia imperiosa o por rebosamiento, estos medicamentos relajan los músculos del cuello de la vejiga y las fibras musculares de la próstata, mientras facilitan el vaciamiento de la vejiga. Algunos ejemplos son la tamsulosina (Flomax), la alfuzosina (Uroxatral), la silodosina (Rapaflo), la doxazosina (Cardura) y la terazosina.
  • Estrógeno tópico. Con respecto a las mujeres, aplicar estrógeno tópico de dosis baja en presentaciones de crema, anillo o parche vaginal puede ayudar a tonificar y a rejuvenecer los tejidos de la uretra y la zona vaginal. Para la incontinencia urinaria, no se recomienda el estrógeno sistémico (tomar la hormona en píldoras), ya que incluso podría empeorar el cuadro.

Dispositivos médicos


Los dispositivos diseñados para tratar a las mujeres con incontinencia comprenden:

  • Oclusor uretral, un dispositivo pequeño y desechable similar a un tampón, que se introduce en la uretra antes de una actividad específica que puede desencadenar la incontinencia; por ejemplo, jugar al tenis. El oclusor actúa como tapón para impedir la pérdida y se extrae antes de orinar.
  • Pesario, un anillo rígido que se introduce en la vagina y se utiliza durante todo el día. El dispositivo suele utilizarse en mujeres que padecen un prolapso que causa incontinencia. El pesario ayuda a sujetar la vejiga, que se encuentra cerca de la vagina, para evitar la pérdida de orina.

Terapias intervencionistas


Dispositivo de estimulación del nervio sacro

Las terapias intervencionistas que pueden ser útiles para la incontinencia comprenden:

  • Inyecciones de material de relleno. Se inyecta un material sintético en el tejido que rodea la uretra. El material de relleno mantiene la uretra cerrada y reduce la pérdida de orina. Por lo general, este procedimiento es mucho menos efectivo que los tratamientos más invasivos, como la cirugía para la incontinencia de esfuerzo, y a menudo tiene que repetirse periódicamente.
  • Toxina botulínica tipo A (Botox). Las inyecciones de bótox en el músculo de la vejiga pueden resultar beneficiosas para las personas que tienen vejiga hiperactiva. Por lo general, el bótox se receta solamente si otros medicamentos de primera línea no han dado resultado.
  • Estimuladores nerviosos. Se implanta un dispositivo parecido a un marcapasos debajo de la piel que emite impulsos eléctricos indoloros a los nervios que participan en el control de la vejiga (nervios sacros). La estimulación de los nervios sacros puede controlar la incontinencia imperiosa si otras terapias no han dado resultado. El dispositivo puede implantarse debajo de la piel en las nalgas y conectarse a cables en la parte inferior de la espalda, por encima de la zona del pubis o, con el uso de un dispositivo especial, puede insertarse en la vagina.

Cirugía


Si otros tratamientos no dan resultado, varios procedimientos quirúrgicos pueden tratar los problemas que causan la incontinencia urinaria:

  • Procedimientos con cabestrillo. Para crear un cabestrillo pélvico alrededor de la uretra y la zona de músculo engrosado donde la vejiga se conecta con la uretra (cuello de la vejiga), se utilizan tiras de tu propio tejido corporal, material sintético o malla. El cabestrillo ayuda a mantener la uretra cerrada, especialmente cuando toses o estornudas. Este procedimiento se utiliza para tratar la incontinencia de esfuerzo.
  • Suspensión del cuello de la vejiga. Este procedimiento está pensado para sostener la uretra y el cuello de la vejiga (la zona de músculo engrosado donde la vejiga se conecta con la uretra). Esto implica una incisión abdominal; por lo tanto, se lleva a cabo bajo anestesia general o intradural.
  • Cirugía de prolapso. En las mujeres con incontinencia mixta y prolapso de los órganos pélvicos, la cirugía puede comprender una combinación del procedimiento con cabestrillo y la cirugía de prolapso.
  • Esfínter urinario artificial. En los hombres, se implanta un pequeño anillo lleno de líquido alrededor del cuello de la vejiga para mantener cerrado el esfínter urinario hasta estar listo para orinar. Para orinar, presionas una válvula implantada debajo de la piel que hace que el anillo se desinfle y permite que la orina salga de la vejiga.

Compresas absorbentes y catéteres

Si los tratamientos médicos no pueden eliminar completamente la incontinencia, puedes probar productos que ayudan a aliviar la molestia e incomodidad de la pérdida de orina:

  • Compresas y vestimenta protectora. La mayoría de los productos no son más abultados que la ropa interior normal y pueden usarse cómodamente debajo de la vestimenta diaria. Los hombres con problemas de goteo de orina pueden usar un recolector de gotas (un pequeño bolsillo de compresa absorbente que se coloca sobre el pene y se mantiene en su lugar con ropa interior ceñida).
  • Catéter. Si tienes incontinencia porque la vejiga no se vacía adecuadamente, el médico podría recomendarte que aprendas a introducir un tubo blando (catéter) en la uretra varias veces al día para drenar la vejiga. Te indicarán cómo limpiar estos catéteres para usarlos nuevamente en forma segura.


mayoclinic.org