La hiperplasia prostática benigna (BPH) es un agrandamiento de la glándula prostática que afecta a aproximadamente el 50% de la población masculina entre los 51 y 60 años de edad, y hasta el 90% de los hombres mayores de 80 años. Este agrandamiento puede comprimir la uretra y, por consiguiente, reducir o, a veces, bloquear por completo el flujo de orina desde la vejiga.

Ahora existe un tratamiento que utiliza la energía natural almacenada en el vapor de agua. Este es un tratamiento seguro y eficaz, disponible para aliviar síntomas asociados con la hiperplasia prostática benigna o BPH.

Durante cada tratamiento, el vapor de agua estéril se libera en el tejido prostático objetivo. Cuando el vapor se convierte en agua, toda la energía almacenada se libera, lo que produce la muerte de las células.

Con el tiempo, la respuesta de sanación natural de su cuerpo elimina las células muertas, reduciendo la próstata. Con la remoción del tejido adicional, la uretra se abre, reduciendo los síntomas de BPH.

La mayoría de los pacientes comienzan a experimentar síntomas de alivio en sólo dos semanas y los beneficios máximos se alcanzan dentro de los tres meses.

¿Por qué elegir este tratamiento?

  • Es una alternativa a los medicamentos para la BPH
  • Alivia los síntomas de forma segura y efectiva
  • Mejora notablemente los síntomas en el plazo de dos semanas
  • Es un tratamiento sencillo que se realiza en el consultorio o como paciente ambulatorio
  • No requiere anestesia general
  • Conserva las funciones eréctil y urinaria
  • Ofrece la posibilidad de retomar las actividades regulares en unos pocos días



Fuente: bostonscientific.com



Haga clic para buscar un especialista